Colegio Reina Elizabeth

“Un idioma hoy, un mundo de oportunidades mañana”

Las habilidades que los niños ganan al aprender otros idiomas

Aprender un idioma extranjero es una experiencia integral ya que implica por supuesto incorporar un conocimiento nuevo, pero también permite sumergirnos en una cultura nueva e intentar comprender una forma de pensar distinta a la que estamos acostumbrados.

A continuación, mencionamos las 5 habilidades más destacadas:

1. El aprendizaje se produce fácilmente

Al niño le resulta más fácil aprender cuanto más pequeño es. Esto se debe a que desde su nacimiento a los 4 años, su cerebro es como una esponja que absorbe una cantidad inconmensurable de información y puede procesarla de manera que el aprendizaje le resulte natural.

Mientras más grande sea quien está aprendiendo, más dificultades tendrá para adquirir conocimientos porque el aprendizaje se producirá más lentamente. Por lo tanto, si una persona aprende inglés desde temprana edad le resultará mucho más sencillo dominar el idioma y, a futuro, tendrá más posibilidades de llegar a ser bilingüe.

2. Los niños bilingües mejoran el aprendizaje de otros idiomas

Hay un mito que dice que si los niños pequeños aprenden un segundo idioma se confunden y desarrollan problemas en su lengua materna. Por suerte, esta es solo una leyenda sin fundamentos, ya que hay muchos beneficios asociados al aprender un segundo idioma. 

El aprendizaje de cualquier lengua ayuda a moldear la estructura física del sistema auditivo, lo que permite el entendimiento y reproducción de distintos sonidos. Sin embargo, es en la infancia cuando el oído es más propicio a este proceso, es por esto que los niños pueden reproducir fonemas de distintas lenguas con más facilidad que los adultos. Incluso cuando un niño sabe dos o más idiomas puede distinguir otros que nunca ha escuchado con menos dificultad que un adulto. 

3. Se mejora la capacidad de resolver problemas

Al aprender otros idiomas además de la lengua materna los niños se encontrarán todo el tiempo con obstáculos: una palabra desconocida, una expresión que en español no tiene sentido o un nativo con un acento difícil de entender.

Es en estas situaciones que los estudiantes deberán encontrar la manera correcta de resolver el problema y poder avanzar. Luego, podrán usar estas habilidades en otros aspectos de la vida donde aparezcan obstáculos en el camino.

4. Aprender otros idiomas te ayuda a expandir tus horizontes

Conocer el lenguaje de una cultura extranjera es como tener la llave de un tesoro precioso. Esto les permite comprender a fondo la idiosincrasia de un grupo o pueblo, sabiendo aspectos elementales de la identidad, como el comportamiento y el estilo de vida.

Además, si nuestros hijos aprenden otros idiomas tendrán el beneficio de descubrir distintos países. Así, surgen otras habilidades que desarrollan los niños: la empatía, la tolerancia y el interés por la inclusión social.

5. Se obtienen mejores posibilidades

Saber inglés se traduce en tener mejores oportunidades de empleo en el futuro ya que, como hemos mencionado, más de un tercio de las empresas requieren el dominio de este idioma. Sin embargo, no solo mejorarán sus posibilidades laborales, sino que aun siendo niños podrán acceder a una mejor educación.

Si un niño pequeño ya tiene un amplio conocimiento del idioma, podrá estudiar en un colegio bilingüe sin ningún inconveniente para seguir perfeccionando sus habilidades.